Contraste (-) (=) (+)
Tamaño (-) (=) (+)

Prevención de derrames

Repsol dispone de una norma para la gestión de derrames marinos y fluviales, en cumplimiento de la Política de Seguridad, Salud y Medio Ambiente en lo referente a la prevención de impactos y minimización de los riesgos procedentes de nuestras actividades e instalaciones.

La mayor parte de derrames que se producen en la industria del petróleo y el gas se concentran en las actividades de exploración y producción.

Durante 2011 se ha registrado un aumento de la cantidad de hidrocarburo derramada respecto al año anterior debido a causas ajenas a la compañía, principalmente por la ocurrencia de un derrame de gas oíl de 644 m en las actividades de Logística en el Poliducto de Luján de Cuyo- Villa Mercedes, en Argentina. Las medidas adoptadas tras el derrame incluyeron la puesta en marcha del plan de contingencias, la realización de un estudio inicial de afectación al terreno, la reparación de la rotura de la línea y la remediación del suelo afectado, mediante su extracción, traslado y posterior tratamiento.

Sin tener en cuenta los derrames derivados de actos externos, en 2011 la cantidad derramada disminuyó un 10%, aunque el número de derrames aumentó un 5%.

La mayoría de los derrames han tenido lugar en las operaciones de exploración y producción en Argentina, principalmente por problemas de corrosión en las líneas de producto. Por ello, en 2011 se continuó la implementación del Plan de Integridad de Instalaciones, que incluyó varias actividades que se detallan a continuación:

  • Elaboración de matrices de criticidad en función del historial de roturas.
  • Generación de análisis de riesgos de ductos para que los futuros proyectos incluyan mejoras adicionales en las instalaciones con mayor riesgo.
  • Elaboración de planes de inspección de ductos para evaluar su estado.
  • Implementación de un sistema de gestión de la corrosión para programar y registrar- toda la actividad de monitoreo y tratamiento anticorrosivo dando formación a todo el personal involucrado en el mismo.

Durante 2011 se invirtieron 10 millones de euros y se reemplazaron 74.000 metros de ductos.

Por otro lado, en las actividades de refino y logística en Argentina también se ha continuado trabajando en el diseño de actuaciones para la disminución de los derrames, en tres aspectos:

  • Derrames derivados del transporte por carretera: evaluación de los conductores en las que se determina si está en condiciones de conducir o requiere de un entrenamiento específico; eliminación progresiva de camiones con remolque y mejora de la hermeticidad de las tapas superiores de las cisternas.
  • Derrames en transporte por tubería: desarrollo del programa de prevención de daños que incluye el patrullaje terrestre y aéreo, además de la revisión interna de tuberías.
  • Derrames en refinerías: desarrollo del plan de identificación y reemplazo de tuberías soterradas, con objeto de dejarlas a la vista; y desarrollo del plan de inspección de tanques de almacenaje de hidrocarburos, a través de auditorías técnicas y ambientales.

Se ha comenzado la ejecución del plan de actuaciones en el área marítima de Tarragona (España) para la mejora de la protección ambiental y con una inversión total de 131 millones de euros en los próximos cuatro años

Evolución del número de derrames de hidrocarburo. Evolución de la cantidad derramada de hidrocarburo.

Protección del medio marino

A finales de 2010 Repsol aprobó una nueva norma de Gestión de derrames marinos y fluviales, que tiene por objeto la gestión de los incidentes producidos por derrames marinos y fluviales de hidrocarburos y sustancias nocivas y potencialmente peligrosas, en cumplimiento de la política de Seguridad, Salud y Medio Ambiente de la compañía. Durante 2011 se ha avanzado en su implantación mediante la creación de un grupo de gestión de la contaminación marina y fluvial, formado por las distintas unidades de negocio de Repsol, y la celebración de un taller específico en Perú, para la difusión de la misma.

Además, la compañía participa en los principales foros del sector en cuanto a prevención de derrames, análisis de riesgos y preparación de respuesta, tanto en plataformas nacionales como asociaciones internacionales participando en los distintos grupos de trabajo para adoptar las lecciones aprendidas de la industria y adaptarnos a los requisitos de organismos internacionales. A continuación se incluyen los foros u asociaciones en las que estamos participando: Protecma (Plataforma para la Protección de la Costa y del Medio Marino), ARCOPOL (Atlantic Regions Coastal Pollution Response), MOIG (Mediterranean Oil Industry Group), IPIECA (International Petroleum Industry Environmental Conservation Association) y ARPEL (Regional Association of Oil, Gas and Biofuels Sector Companies in Latin America and the Caribbean).

Actuaciones en el área marítima de Tarragona (España)

Ante la ocurrencia de dos derrames en el litoral de Tarragona, a principios de 2011 Repsol, como prolongación de las acciones que se venían llevando a cabo hasta la fecha, elaboró un plan integral de actuación en el área marítima de Tarragona. La finalidad de este plan es contribuir a la mejora de la protección medioambiental, reforzando la calidad y seguridad de las operaciones de la compañía en el litoral.

El plan tiene asociada una inversión total de 131 millones de euros en los próximos cuatro años, destinados fundamentalmente a garantizar la integridad y la fiabilidad de las instalaciones de Upstream (plataforma Casablanca) y de Downstream (pantalán y rack exterior), que Repsol tiene en el litoral de Tarragona.

El alcance del plan en la plataforma Casablanca asciende a una inversión estimada de 50 millones de euros, centrados en la ejecución de acciones encaminadas a conseguir la extensión de la vida de la plataforma y en la implantación de las mejores tecnologías disponibles.

Entre las principales actividades acometidas durante el año 2011 en esta instalación, podemos destacar la realización de todas las inspecciones y ensayos requeridos para extender la vida de la plataforma, consiguiendo a final de año la certificación para una extensión de vida útil de 10 años, emitida por Lloyds Register; la realización del estudio SIL (Safety Integrated Level) de reducción de riesgos mediante sistemas instrumentados de seguridad, e introducción de las mejoras derivadas del mismo; y el desarrollo y puesta en servicio de un sistema de detección temprana de derrames en el área de la plataforma con la asistencia de capitanía marítima.

Por otra parte, en las instalaciones del pantalán y rack exterior, se ha estimado realizar una inversión de 81 millones de euros orientada también a extender en el tiempo la fiabilidad de las instalaciones y en la implementación de mejoras tecnológicas que permitirán disponer de unas instalaciones con los mayores estándares de seguridad presentes en el mercado.

Durante el 2011 el capital asignado a pedidos y contratos ascendió a un total de 28,25 M€ y corresponde a la realización parcial de las acciones priorizadas de renovación de tuberías en el rack exterior, la inspección completa de la superficie de las tuberías del pantalán y las mejoras en el rack exterior derivadas de los planes plurianuales de mantenimiento. También se desarrolló la ingeniería de las acciones de mejoras tecnológicas como puede ser la instalación en el pantalán de sistemas de paros remotos, sistemas de detección de derrames y la incorporación de acciones de mitigación en caso de derrame, mediante la instalación de cubetos para la recogida de la sustancia derramada. Resaltar que todas las actuaciones continuarán su ejecución durante los próximos años hasta 2014, fecha en que Repsol tiene comprometido la finalización completa del plan.

Operaciones en aguas profundas

En el año 2011, perforamos el primer pozo exploratorio en aguas profundas del mar Argentino, en la cuenca de Malvinas. El sondeo exploratorio se localizó aproximadamente a 330 km de la costa de Tierra del Fuego (ciudad de Río Grande), a 210 km de las costas de las Islas Malvinas y a 130 kilómetros de la Isla de los Estados, en profundidades de agua alrededor de los 500 metros.

La perforación se realizó en un área remota, con condiciones ambientales y oceánicas adversas, que significó un importante desafío para la compañía y para el personal que participó en la operación, un conjunto de unas mil personas reunidas en equipos multidisciplinares.

Llevamos adelante la actividad siguiendo las mejores prácticas de la industria, los más altos estándares de seguridad y medio ambiente y con equipamiento de última generación.

Durante la etapa de planificación elaboramos el plan de gestión de medio ambiente, seguridad y salud ocupacional, con el fin de establecer las directrices en estas materias a aplicar en el diseño y en la ejecución del pozo y definir objetivos a seguir.

Entre las acciones enfocadas a la conservación del medio ambiente en este proyecto destacamos las siguientes:

  • Identificación de los grupos de interés que pudieran verse afectados, influir y/o tener algún interés en relación con la actividad del proyecto.
  • Identificación de peligros, evaluación y control de riesgos al inicio de la actividad, incluyendo la identificación y evaluación de aspectos ambientales y actuando de igual forma con toda nueva actividad u operación, o procedimiento o un cambio significativo antes de ponerlos en práctica.
  • Elaboración de un estudio de impacto ambiental, con el fin de identificar y valorar los potenciales impactos ambientales de las acciones del proyecto de perforación, diseñar las mejores metodologías de acción y respuesta a fin de atenuarlos y mitigarlos, así como también elaborar el plan de respuesta ante posibles contingencias. Adicionalmente el estudio contempló el desarrollo de modelos de comportamiento de diversos parámetros en distintas situaciones.
  • Desarrollo de un plan de gestión ambiental, que permite la implementación y operación del proyecto en equilibrio con el ambiente, natural y antrópico, y también el cumplimiento de la normativa vigente en materia ambiental, territorial, y de seguridad e higiene. Para asegurar el cumplimiento de este plan se realizaron registros semanales del consumo de combustible, de agua y de productos químicos; así como de la gestión de residuos y vertido. Adicionalmente se llevaron a cabo monitoreos periódicos, incluyendo el control de los siguientes parámetros ambientales: calidad de efluentes líquidos, vertido de lodos y cortes de perforación, calidad de agua marina, emisiones gaseosas y avistaje de fauna marina.
  • Elaboración de un plan de respuesta ante emergencias para el proyecto, incluyendo como parte del mismo, el plan de contingencias ante posibles derrames de hidrocarburo. Este plan contempla la respuesta escalonada por niveles de riesgo (Nivel 1, 2 y 3) y para la respuesta inmediata ante contingencias ambientales contratamos al buque Yamato, de bandera Argentina, que permaneció junto al equipo de perforación durante toda la operación.
  • Realización de reuniones al inicio del contrato con los representantes de seguridad, salud ocupacional y medio ambiente de las compañías contratadas a fin de asegurar el cumplimiento de las normas y procedimientos internos, las condiciones de embarque del personal y el plan de gestión ambiental del proyecto.
  • Elaboración del plan de capacitación en seguridad, salud ocupacional y medio ambiente de acuerdo a las necesidades del proyecto, habiéndose comenzado dicho plan desde la etapa de planificación.
(78) Se incluyen los derrames superiores a un barril que afecten al medio. Desde 2008 se desglosan los derrames derivados de actos externos, que en 2011 han ascendido a un número de 58 derrames de hidrocarburo.
(79) Se incluyen los derrames superiores a un barril que afecten al medio. Desde 2008 se desglosan los derrames derivados de actos externos, que en 2011 han ascendido a una cantidad total derramada de 664 toneladas de hidrocarburo.