Contraste (-) (=) (+)
Tamaño (-) (=) (+)

Investigación
de incidentes

Como estrategia preventiva, promovemos la investigación de incidentes y la identificación de sus causas raíz que, junto con la implantación de acciones de mejora, permiten evitar que se repitan accidentes similares en las distintas actividades de la compañía.

A finales de 2010 se aprobó la normativa que establece una metodología común para la investigación de los incidentes de seguridad y medioambiente en toda la compañía. Se dispone de una herramienta informática que le da soporte, Herramienta Gráfica de Investigación (HGI) que está integrada con la herramienta corporativa utilizada para la gestión de incidentes denominada GAMA, que se utiliza para la comunicación, registro, análisis, seguimiento y consolidación de la información sobre accidentabilidad. A ella se tiene acceso vía intranet, permitiendo así una gestión y análisis eficaz de los incidentes acontecidos.

Para facilitar la implantación y el despliegue de la normativa, durante 2011 se llevaron a cabo diversas sesiones de formación en España, Perú, Portugal y Canadá sobre investigación de incidentes. En total 128 empleados recibieron 3.452 horas de formación en esta materia.

En la impartición de estos cursos se han incluido casos prácticos basados en incidentes ocurridos en la compañía y aspectos como la recopilación de evidencias, la realización de entrevistas, el tratamiento del error humano y la gestión de la comisión investigadora. Esta formación está orientada a su vez a la sensibilización de los trabajadores sobre el hecho de que profundizar en la investigación para identificar las causas raíces permite disponer de un potencial enorme como compañía para mejorar en los niveles de seguridad.

Desde 2008 establecemos objetivos relativos a la investigación de incidentes y a la implantación de las acciones de mejora derivadas de dichas investigaciones.

Seguridad en los proyectos de Cartagena y Petronor (España)

Entre los hitos destacables de la seguridad en nuevos proyectos se encuentra el importante desafío para la compañía que han supuesto, debido a su gran magnitud, los proyectos de ampliación de la refinería de Cartagena y el de reducción de producción de fuel oil en la Refinería de Petronor, ambos en España.

En estos dos proyectos, durante las etapas de construcción, han participado cerca de 22.200 personas, pertenecientes a más de 700 empresas contratistas. En las más de 37 millones de horas totales trabajadas hemos conseguido un índice de frecuencia de 1,05. Cabe destacar que el índice del sector de la construcción en España es del orden de 50, según el Anuario 2010 publicado por el Ministerio de Trabajo e Inmigración de España.

Después de seis años de intenso trabajo, el proyecto C-10 "Ampliación y mejora de la refinería de Cartagena" (España) finalizó en noviembre 2011, cumpliendo los objetivos de plazo, costes y seguridad comprometidos inicialmente, lo que supone un enorme éxito de gestión de proyectos industriales de esta envergadura y complejidad. Este proyecto ha sido seleccionado entre todos los proyectos de Fluor Corporación a nivel mundial de la división de Energy & Chemicals - Downstream, como ganador del "2011 E&C TOP (Totally Outstanding Project) HSE Project Award", otorgado al mejor proyecto del año, no sólo por los buenos resultados de accidentalidad, sino también por la implementación de las mejores prácticas, por la participación activa de la alta dirección en actividades de seguridad, y por el énfasis y promoción de la cultura del "Cero incidentes".

Asimismo, durante el año 2011 continuaron los trabajos de construcción del proyecto ADI- 1000 "Reducción de producción de fuel oil en la refinería de Petronor" (Vizcaya, España), que ha destacado por el alto nivel de compromiso con la seguridad que la dirección y todos los miembros del equipo de proyecto han asumido e integrado como parte fundamental de su trabajo diario.

Para garantizar los niveles de seguridad en el desarrollo de estos proyectos, hemos llevado a cabo numerosas actividades entre las que cabe destacar:

  • Incorporación de las mejores prácticas de gestión de obra a nivel internacional.
  • Cumplimiento de las normas y estándares gracias al alto grado de coordinación entre nuestros especialistas (que son instruidos previamente) y los profesionales de compañías externas.
  • Utilización de herramientas como los permisos de trabajo y la Asignación de Trabajo Seguro (ATS) para identificar y analizar los riesgos con el fin de adoptar acciones para identificarlos.
  • Realización de observaciones preventivas por técnicos especializados, para detectar el nivel de cumplimiento de las normas de seguridad y no conformidades que son corregidas de forma casi inmediata.
  • Planificación de los trabajos de construcción vigilando especialmente la ejecución de actividades de alto riesgo para las que se impartieron cursos de formación específicos (alrededor de 235.000 horas de formación totales en ambos proyectos) y se desarrolló una campaña de información y difusión a través de boletines de seguridad y en reuniones de obra.
  • Realización de diversas tareas con un denominador común, los análisis de riesgos. Estos análisis se iniciaron durante fase de diseño con la elaboración de HAZOP (Hazard and operability study) y la implementación de los distintos niveles de protección, finalizando con otras actividades que están ayudando a la gestión del riesgo como la elaboración de guías de seguridad específicas, los protocolos pre operacionales y los planes de contingencia, sometidos todos ellos a revisión permanente.

También, durante 2011 fueron resaltables las tareas realizadas para la culminación de estos dos proyectos durante las etapas de comisionado y la puesta en marcha, que por sus peculiares características exigió un riguroso enfoque de los aspectos de seguridad. El resultado de este esfuerzo puede considerarse un éxito en el que más de 1.500 personas (entre personal propio y personal externo a la compañía) completaron la puesta en marcha, tras más de 1.500.000 horas, sin que se haya lamentado ningún accidente grave. Las claves de este proceso han sido la adecuada dotación de personal, la óptima formación del mismo y la exigencia permanente.

Seguridad en el proyecto oleoducto de destilados Cartagena-Puertollano

Una vez concluidas las fases de construcción, precomisionado y comisionado, en octubre de 2011 se realizó la puesta en marcha del oleoducto de destilados Cartagena-Puertollano. En el proyecto se desarrolló una exitosa gestión integral de la prevención, seguridad y salud que dio como resultado un valor de índice de frecuencia de 0,64 (un accidente con baja en más de un millón y medio de horas trabajadas) cumpliendo el objetivo fijado de 2,00.

La seguridad en este proyecto suponía un reto dadas las características de este tipo de obras, entre las que podemos destacar:

  • Una longitud de obra de más de 357 km.
  • Una orografía muy diferente y gran influencia del estado del terreno.
  • Gran influencia meteorológica y realización de trabajos a la intemperie a lo largo de muchos kilómetros lo que suponía la existencia de riesgos biológicos, y de otro tipo, cambiantes a los que anticiparse.
  • La existencia de posibles interferencias con terceros: paralelismo con tubos existentes, servicios existentes (cruce de carreteras, vías ferroviarias, etc.), cruces con cursos fluviales...

Estas características hacían que en este tipo de obras se vinieran obteniendo altos índices de siniestralidad. El buen resultado final para el índice de frecuencia en este proyecto se obtuvo gracias al desarrollo e implantación del Programa de Gestión de Seguridad, que se fundamenta en una prevención y seguridad integrada, en la motivación a los trabajadores y en una revisión sistemática del programa para asegurar la mejora continua de la gestión preventiva.

Este programa refuerza los preceptos y técnicas preventivas para la construcción segura con la aplicación de herramientas como control vía satélite de vehículos asignados a obra, campañas de concienciación adaptadas a riesgos cambiantes, particularización de normas del promotor en la construcción, fomento de la contribución activa de los mandos de todos los diferentes participantes, detección previa de traza del oleoducto existente, desarrollo de planes de emergencias conjuntamente con las autoridades o adquisición y uso de teléfonos vía satélite para zonas sin cobertura. Uno de los factores clave del éxito del proyecto fue la colaboración y compromiso de todos los trabajadores, quienes, a través de las observaciones de seguridad, han podido publicar sus opiniones y propuestas.

Una vez realizada la puesta en marcha, se realizó un taller de lecciones aprendidas del que han surgido puntos concretos de mejora que se difundirán para su aplicación en proyectos similares.