Contraste (-) (=) (+)
Tamaño (-) (=) (+)

Los socios,
proveedores y contratistas

Participamos en 281 bloques de petróleo y/o gas en 21 países, en los que no ejercemos control de la operación y utilizamos nuestra capacidad de influencia para comunicar a nuestros socios nuestros estándares éticos, ambientales y de derechos humanos.

La relación con nuestros socios

Una parte importante de las actividades que desarrollamos se llevan a cabo con socios. Estas relaciones se formalizan a través de los acuerdos de operación conjunta o Joint Operating Agreement (JOA), en los que se definen las responsabilidades que tendrán todos los participantes y, en particular, las del socio operador.

A 31 de diciembre de 2011 participábamos, sin ejercer control de operación, en 281 bloques ubicados en 21 países; tres más que el año anterior, debido a la nueva participación en un bloque no operado en España y a nuestra entrada en Irlanda y Rusia. De esos bloques, 184 están dedicados a actividades de exploración, 85 se encuentran en desarrollo y los 12 restantes son contratos de servicios.

Conscientes de la importancia de que nuestros socios implementen en las operaciones unos estándares éticos, sociales y ambientales comparables a los nuestros -en las actividades en las que Repsol no es el socio operador-, utilizamos nuestra capacidad de influencia para que se implementen nuestra normativa y sistemas de gestión, o se sigan principios y sistemas equivalentes a los nuestros.

La comunicación a los socios de nuestros requerimientos en materia de responsabilidad corporativa se realiza principalmente a través de los comités técnicos. Estas sesiones permiten compartir experiencias, analizar los impactos del proyecto y planificar las medidas de mitigación y remediación.

Durante 2011 avanzamos en los compromisos adquiridos en el Plan de Sostenibilidad 2012, tras completar la revisión de JOAs en los que ya se han incluido aspectos relacionados con comportamiento ético, lucha contra la corrupción, seguridad y medio ambiente. Durante 2012 continuaremos trabajando para que los nuevos acuerdos que se firmen o renueven incorporen cláusulas explícitas relacionadas con los derechos humanos.

Velamos por la integridad de estas relaciones con más de 3.700 procesos de calificación y 821 auditorías

Adquisición de nuevos activos

Antes de tomar la decisión de participar en un nuevo bloque exploratorio o en desarrollo, se evalúan los riesgos existentes y potenciales. En estas evaluaciones prestamos especial atención a aquellos riesgos relacionados con corrupción o pagos insuficientemente justificados, existencia de pasivos ambientales, integridad de las instalaciones existentes o presencia de comunidades en el área de influencia.

Este proceso de debida diligencia está regulado en nuestra normativa e involucra la participación de diferentes áreas de la compañía en el proceso de evaluación previa. Dicha evaluación adquiere especial importancia en áreas social o medioambientalmente sensibles, como aquellas con presencia de comunidades indígenas, gran biodiversidad o situaciones excepcionales de seguridad.

La Dirección de Auditoría y Control colabora, a solicitud de las Unidades de Negocio y los Servicios Jurídicos, en las auditorías previas a la adquisición de activos, que incorporan -como parte del programa de trabajo- la revisión exhaustiva de los procesos de negociación y firma de los contratos, prestando especial atención a posibles riesgos de corrupción o incumplimiento de los principios descritos en la Foreign Corrupt Practices Act de Estados Unidos.

El 88,95% de nuestras compras y contrataciones de 2011 fueron locales

Controles en las asociaciones que no operamos

Durante 2011 la D. de Auditoria y Control ha realizado 40 trabajos en relación a activos no operados y contratos, de acuerdo con el plan desplegado en 2010 encaminado a auditar la práctica totalidad de los activos no operados por la compañía. Este incremento, con respecto al año anterior, se debe a un aumento de la inversión en actividades no operadas y a los últimos éxitos exploratorios.

Al auditar un activo no operado llevamos a cabo un análisis de la operación, teniendo en cuenta las necesidades y particularidades de cada asociación. El alcance incluye, entre otras cuestiones, la verificación del cumplimiento de los contratos por parte del operador y otros socios, la revisión de transacciones y reparto de producción, los procesos de control interno o el análisis de aspectos técnicos.

En las auditorías que realizamos sobre activos no operados revisamos, sobre bases selectivas, las transacciones y pagos realizados por el consorcio. En caso de detectar un gasto no soportado o un potencial incidente de corrupción, se procede al análisis del mismo. Una vez analizados los posibles incumplimientos detectados como consecuencia de las auditorías, se reportan formalmente por escrito a los niveles adecuados, incluyendo la alta Dirección de Repsol, para tomar las medidas que correspondan.

Paralelamente se recomienda la implantación de las acciones de remediación necesarias para subsanar los problemas de control interno existentes. Dependiendo de la relevancia o urgencia que requieran dichas acciones, existen vías adicionales de reporte interno y al socio, tales como la emisión de notas de auditoría, el envío de cartas formales o reuniones de trabajo con los socios o con el comité a cargo del control de la operación.

Durante 2011 hemos contado con la colaboración de 27.758 proveedores y contratistas, procedentes de 85 países