Somos parte de la solución contra el cambio climático
Entre 2006 y 2016 hemos reducido nuestras emisiones en 4,3 millones de CO2

En Repsol trabajamos cada día para ser parte de la solución al cambio climático. Por eso llevamos años reduciendo nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. En concreto, entre los años 2006 y 2016 logramos reducir nuestras emisiones en 4,3 millones de toneladas de CO2, lo que equivale al 17,5% de las emisiones actuales de la compañía.

En la actualidad contamos con una estrategia de carbono que fija un objetivo de reducción de emisiones de 1,9 millones de toneladas para el periodo 2014 - 2020. En los tres primeros años ya hemos reducido nuestras emisiones en 1,2 millones de toneladas, casi el 65% del objetivo fijado. Además, hemos invertido 357 de los 500 millones comprometidos para implementar acciones de reducción de emisiones y lograr el objetivo fijado para 2020.

Formamos parte de la Oil & Gas Climate Initiative (OGCI), organización integrada por diez de las mayores empresas del sector para compartir mejores prácticas y soluciones tecnológicas. En 2016 se creó un fondo, el OGCI Climate Investments, que invertirá 1.000 millones de dólares en diez años para desarrollar y acelerar el despliegue comercial de tecnologías de bajas emisiones.

Dentro de nuestra estrategia apostamos por un mayor protagonismo del gas natural en el mix energético, por la innovación tecnológica como vía fundamental para profundizar en la captura, uso y almacenamiento de carbono, y por continuar promoviendo una mayor eficiencia energética en nuestras operaciones. Además, llevamos a cabo el seguimiento continuo de las tendencias y últimas tecnologías desarrolladas en el campo de la energía renovable, invirtiendo en movilidad sostenible y contribuyendo a la reducción de emisiones mediante la producción e investigación en biocombustibles.

En junio firmamos nuestra adhesión a dos importantes iniciativas, la Climate and Clean Air Coalition – Oil & Gas Methane Partnership, de Naciones Unidas, y la Zero Routine Flaring by 2030, del Banco Mundial. La primera busca el compromiso de compañías, instituciones y gobiernos para reducir las emisiones de metano. A través de la segunda, Repsol se compromete a buscar soluciones técnicas y económicamente viables para minimizar el envío de hidrocarburos a la antorcha de nuestros activos.

Con todas estas líneas de actuación, nuestra empresa reafirma una vez más su compromiso en la lucha contra el cambio climático, trabajando para lograr un futuro de bajas emisiones.