Ética y transparencia

Ética y transparencia
 

En Repsol contamos con unos procedimientos y un marco de actuación global para asegurar el cumplimiento de todas nuestras obligaciones, tanto internas como externas y en todos los ámbitos regulatorios.

Contamos con un Código de Ética y Conducta que es de aplicación a todos los consejeros, directivos y empleados, donde se establece el marco de referencia para entender y poner en práctica los comportamientos y las expectativas depositadas en cada persona, teniendo como marco de referencia los valores del Grupo.

En 2017 pusimos en marcha un programa específico de formación dirigido a todos los empleados sobre el Código de Ética y Conducta, que se encuentra disponible en la web corporativa.

Asimismo disponemos de un Canal de Ética y Cumplimiento administrado por un proveedor externo, que permite a empleados y terceros comunicar de forma absolutamente confidencial consultas y posibles incumplimientos del Código de Ética y Conducta y del Modelo de Prevención de Delitos. Este canal está accesible las 24 horas del día, 7 días a la semana.

Con el fin de prevenir la corrupción y el soborno, en nuestra Política anticorrupción, nos comprometemos a llevar a cabo todas nuestras actividades de acuerdo con la legislación en todos los países y ámbitos en los que operamos, rechazando toda forma de corrupción.

Para ello contamos con una norma del “Modelo de Prevención de Delitos” y un procedimiento de “Investigaciones Internas” a través de los que se estructura el modelo de prevención y los mecanismos de respuesta a posibles conductas ilícitas.

En 2017, para completar la normativa existente y mejorar su difusión y entendimiento, se elaboró un Manual de Prevención Penal de uso divulgativo para explicar aquellas conductas prohibidas y lo que espera Repsol de todos sus empleados.

La Comisión de Ética y Cumplimiento tiene como objeto gestionar el sistema de vigilancia y cumplimiento del Código de Ética y Conducta, y constituye el Órgano de Prevención Penal de Repsol a efectos de lo dispuesto en el Modelo de Prevención de Delitos.

Fiscalidad responsable

Repsol es consciente de su responsabilidad en el desarrollo económico sostenible de las sociedades en las que está presente y los tributos que paga representan una parte significativa de su contribución económica a las mismas. Por ello, se compromete al pago responsable de los impuestos en los países donde desarrolla sus actividades.

Nuestra política fiscal se alinea con la misión y valores de la compañía, así como con la estrategia de sus negocios a largo plazo. El objetivo es ser reconocidos públicamente como una compañía íntegra y transparente en materia fiscal.

Nuestra Política Fiscal es de obligatorio cumplimiento para todos los empleados y sociedades del grupo. Desde su aprobación por el Consejo de Administración de Repsol, S.A, hemos puesto en marcha múltiples acciones inspiradas en sus cinco principios: cumplimiento responsable, eficiencia fiscal y defensa del interés social, prevención de riesgos fiscales significativos, transparencia y relaciones cooperativas.

Repsol está sujeta a los diversos impuestos sobre beneficios que existen en los territorios donde opera. Habitualmente los tipos de gravamen aplicables a los resultados obtenidos en la producción de hidrocarburos (Upstream) son más elevados que los generales. En ocasiones, esos beneficios resultan gravados no sólo en el país donde se obtienen, sino también en el país donde residen las entidades titulares de la explotación o sus matrices, pudiendo darse casos de doble imposición.

Además, Repsol está sujeta a otros tributos, como los impuestos a la producción de hidrocarburos (regalías y similares), tasas y tributos locales, impuestos sobre el empleo y cotizaciones sociales, etc.

En 2017, Repsol abonó 11.979 millones de euros en impuestos y cargas públicas asimilables en más de 40 países. La carga fiscal total representa un 53,5%1 sobre el resultado neto del Grupo (antes de tributos e impuestos sobre beneficios). En total se presentaron más de 54.000 declaraciones tributarias.

Igualmente son reseñables los esfuerzos materia de simplificación societaria realizados a lo largo del ejercicio 2017. Se han producido hitos significativos en este ámbito, entre los que destaca la reducción neta (6%) en el número de entidades del Grupo, lo que sin duda permite avanzar en el objetivo de Repsol de mantener una estructura societaria sencilla, transparente y fácilmente gestionable.

Repsol dispone de un apartado específico en su web corporativa, accesible en www.repsol.com, en el que se incluye información relevante sobre los asuntos fiscales del Grupo (entre otros, los principios que guían su Política Fiscal y las evidencias de su cumplimiento, la contribución e impacto fiscal de las actividades desarrolladas, con desglose de los impuestos pagados por Repsol en cada país, así como referencias a la presencia internacional e iniciativas en materia de simplificación societaria desarrolladas en el ejercicio).

1 Sobre resultado neto del Grupo. La carga fiscal total incluye el Impuesto sobre beneficios más los tributos y cotizaciones que minoran el resultado operativo.